¿Qué es el fieltro y cómo se trabaja?

Seguro que muchos de vosotros habéis visto simpáticos broches o llaveros hechos con una especie de tela de colores. Para todos aquellos que sentís curiosidad por saber qué material es, o incluso os habéis decidido a probar a elaborarlo vosotros mismos, os vengo a explicar el maravilloso mundo del fieltro.

El fieltro es un material especial, elaborado de una manera diferente a otras telas puesto que no está tejido.

Para su elaboración es necesario lana principalmente; si ésta la observáramos en un microscopio podríamos ver que sus fibras están formadas por pequeñas escamas que cubren toda su epidermis. Aprovechando esta propiedad, las fibras son tratadas (con adhesivo, fusión por calor, disolución o prensado mecánico) de manera que dichas escamas diminutas se entrelazan formando una red que produce un tejido resistente, uniforme e indeformable.

Finalmente se le añaden colorantes, así podemos encontrar fieltro para nuestros trabajos de cualquier color que nos imaginemos.

Al contrario de lo que pueda parecer, todo este proceso es mucho más simple, corto y de bajo coste que en telas tejidas, por eso este material es barato en su venta al público.

Se puede utilizar fieltro para hacer bolsas, estuches, fundas para móviles… En definitiva objetos que serán reutilizados dada la durabilidad de este material y que son una buena alternativa a envoltorios desechables. Además como añadidura ecológica diremos que el fieltro es 100% reciclable al provenir de fibras naturales.

Si vais a comprar fieltro a vuestra tienda de manualidades os lo venderán en planchas de colores de varios tamaños, también es posible elegir el grosor dependiendo del uso que le vayáis a dar. Hay otro material muy parecido, lo podemos diferenciar porque es más rígido y menos suave que el fieltro, hablamos del paño lenci, cuya característica principal es que está fabricado con fibras sintéticas en lugar de lana.

Por último podemos decir que el fieltro puede ser recortado con unas simples tijeras, pegado o incluso cosido para hacer vuestros proyectos, además se pueden utilizar patrones de manera similar a como se haría con otras telas.

En el ámbito de la costura, el principal inconveniente del fieltro es su baja resistencia y la ventaja es que se trata de un material ligero y moldeable. Cuando se utiliza para faldas, chaquetas, alfombras, etc. se montan sobre un forro que le proporcione cierta estructura.

La fabricación del fieltro es una de las formas más tempranas del procesamiento de tejidos que conocemos. Las tribus asiáticas comenzaron a extenderse por todas partes del continente hace muchos miles de años.

La lana no solo es un recurso absolutamente renovable, de crecimiento rápido y cuya cosecha favorece a su productora (la oveja) si no que fue un material ideal para la supervivencia nómada.

Una vez convertida la lana en fieltro suficientemente grueso, la lana, no permite el paso del aire, ni el frio y resulta relativamente hidrófuga también. Puede ser  tiesa, pero casi nunca es pesada, las chozas se hacían con fieltro; por eso se podían transportar fácilmente, soportar el fuego y eran más resistentes a los fuertes vientos.

¡Por todo esto, y por el placer que genera trabajar con fieltro, te recomendamos que lo pruebes y vayas creando tu forma y tu estilo de trabajarlo!

¡¡MANOS A LA OBRA!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: